DIAGNOSTICO DEL SINDROME DE OVARIOS POLIQUISTICO (SOP) EN ADOLESCENTES

El diagnóstico del SOP en adolescentes se torna más difícil bien sea porque algunas características básicas para hacer el diagnóstico no se han desarrollado completamente, son diferentes o forman parte de esa etapa del crecimiento.

Los Criterios de Rotterdam señalan que, en la mujer adulta en edad reproductiva, se puede hacer diagnóstico de SOP cuando se cumplen dos de los siguientes tres criterios:

1.           OLIGO o ANOVULACIÓN

Este criterio se refiere a una falla esporádica de la ovulación que se manifiesta por menstruaciones cada varios meses (oligoovulación), o por una ausencia de ovulación que produce que la menstruación se retire, a veces por años (anovulación).

Sin embargo los problemas de alteraciones en la ovulación en adolescentes son muy frecuentes, y por consiguiente también las alteraciones en la menstruación. Esto se debe a que los mecanismos que regulan la producción de la ovulación todavía son inmaduros en los primeros años posteriores a la aparición de la primera menstruación. Hasta el 85% de las adolescentes pueden tener alteraciones en la ovulación durante este primer año.

Es por eso que para tener en cuenta este criterio como diagnóstico del SOP en la adolescencia, se recomienda que estos problemas ovulatorios y menstruales estén presentes por lo menos durante dos años antes de tenerlo en cuenta como signo positivo para SOP. Si después de dos años de la primera menstruación persisten los problemas ovulatorios se cree que existe un riesgo del 50% de que continúen durante la vida adulta de la joven.

2.           PROBLEMAS DE ANDROGENOS AUMENTADOS

Los andrógenos son hormonas masculinas. Sin embargo la mujer también tiene estas hormonas, aunque en niveles muy inferiores a los hombres, y por eso no les causan alteraciones. Cuando sus niveles están elevados se pueden presentar efectos como distribución masculina del vello en el cuerpo, la distribución de la grasa alrededor de la cintura, acné, tendencia a la calvicie (alopecia), etc.

Entonces, las pacientes con SOP pueden tener dos clases de manifestaciones por estas hormonas masculinas aumentadas (hiperandrogenismo): una se ve en el cuerpo y la otra se mide en la sangre.

Las alteraciones en el cuerpo se manifiestan principalmente por distribución masculina del vello del cuerpo. Esto es conocido como HIRSUTISMO y puede tener diferentes grados de severidad. Se debe tener en cuenta que la cantidad y distribución del vello del cuerpo en las mujeres puede tener mucha influencia familiar, es decir genética.

El problema en la adolescencia es que por ejemplo el acné es mucho más frecuente en jóvenes con y sin SOP y la distribución del vello no se ha desarrollado completamente. Esto hace confusos estos signos.

El marcador al que se le puede tener más confianza en esta etapa de la vida son los niveles elevados de andrógenos en la sangre, básicamente la testosterona.

3. ECOGRAFIA QUE MUESTRA OVARIOS POLIQUISTICOS

Es un criterio importante cuando se encuentran 12 o más quistes pequeños entre 2 y 9 mm en uno o dos ovarios, y/o aumento del volumen ovárico mayor a 10 cc.

Con respecto a los ovarios poliquísticos diagnósticados por ecografía en adolescentes hay que tener en cuenta que muchas veces no es posible hacer ecografía transvaginal y se tiene que recurrir a la ecografía abdominal, que da imágenes menos nítidas. Así es posible confundir una imagen de ovarios poliquísticos con otra de ovarios multifoliculares, que son normales durante la adolescencia, aunque comparte características ecográficas que los asemejan a ovarios de jóvenes con POS y se puede encontar en un 23% de adolescentes con problemas de ovulación, pero sin SOP. También se han encontrado imágenes compatibles con ovarios poliquísticos en adolescentes completamente normales. Por todo lo anterior se recomienda que para incluir este criterio dentro del diagnóstico de POS se requiere también tomar en consideración el tamaño de los ovarios, siendo anormal un ovario de más de 10 centímetros cúbicos.

Una anotación para recordar es que en las adolescentes que están tomando anticonceptivos el tamaño de los ovarios disminuye y puede perder validez este criterio del volumen.

Por los motivos anteriores el diagnóstico de SOP en una adolescente es mucho más complicado que en una mujer adulta y únicamente debería hacerse cuando se cumplan los tres criterios de Rotterdam, con las aclaraciones hechas, y no solo con dos de tres, como se hace en mujeres mayores.

Recordando lo que escribí en una nota anterior que titulé “Qué es el Sindrome de Ovarios Poliquísticos (SOP)” podemos ver que muchas mujeres que posteriormente padecieron de SOP tuvieron un bajo peso al nacer y una pubarquia prematura (es la aparición de vello en las axilas y en el pubis antes de los 8 años). Aunque lo anterior no pertenece a los criterios de Rotterdam sí merece tenerse en cuenta para observar más cuidadosamente a las jóvenes con este antecedente.

Cuando el diagnóstico no se puede confirmar entonces debería observarse y vigilar a la paciente hasta la edad adulta y, si los síntomas persisten, replantear nuevamente el diagnóstico. Ojo, esto se refiere solamente al DIAGNÓSTICO, el cual debe ser postergado hasta que se tenga la seguridad para hacerlo. No quiere decir que no se pueda iniciar el tratamiento de las alteraciones encontradas así el diagnóstico no está claramente establecido.

TRATAMIENTO DE ADOLESCENTES CON SOP

Cuando el diagnóstico de SOP se puede establecer con claridad, o en el estudio de una adolescente con sospecha de SOP se encuentran alteraciones, los objetivos del tratamiento son, a corto plazo, son el control de los ciclos menstruales, el del hirsutismo y el acné, y a largo plazo se busca evitar complicaciones metabólicas, riesgo cardiovascular aumentado y riesgo de cáncer de endometrio.

Usualmente es posible controlar las alteraciones menstruales y la severidad del hirsutismo con el uso de anticonceptivos orales combinados. El médico tratante, teniendo en cuenta las posibles contraindicaciones, es quien recomendará el o los medicamentos específicos. También se recomienda controlar el nivel de los lípidos en la sangre antes del inicio del tratamiento y unos meses después (recordar que las mujeres con SOP pueden tener síndrome metabólico, tratado en la nota sobre el Diagnóstico del SOP).

Se ha visto que la obesidad durante la adolescencia puede agravar la evolución del SOP, aumentar los problemas de ovulación y aumentar el riesgo de diabetes con la edad. Por eso, en estas pacientes, se recomienda su tratamiento, básicamente con cambios nutricionales y ejercicio regular. En algunas pacientes, sobre todo si tienen ya intolerancia a los carbohidratos, que se investiga con una simple prueba de glicemia en ayunas y postprandial (ver nota sobre el Diagnóstico del SOP), se puede añadir al tratamiento la metformina. Un aspecto importante para tener en cuenta es que regular las menstruaciones con anticonceptivos no tiene efecto en la resistencia a la insulina (que se asocia mucho con el SOP y aumenta el riesgo de sufrir diabetes) y, de estar presente, de todas formas requiere tratamiento adicional.

Con las medidas adecuadas una adolescente que tenga o vaya a presentar POS en su vida adulta puede sufrir la enfermedad de una manera mucho más benigna, fácilmente controlable.

Concluyendo habría que decir que, ya que el diagnóstico de SOP es tan complejo en las adolescentes, no hay que insistir tanto en determinar rápidamente si la joven tiene o no tiene el síndrome. He visto a muchas madres angustiadas cuando el médico sugiere que su hija podría tener SOP, y realmente molestas cuando no se define rápidamente el diagnóstico. Como vimos se puede requerir de varios años para estar seguros. Mientras tanto lo indicado es tratar las alteraciones encontradas y prevenir las futuras complicaciones.

Otra cosa importante para tener en cuenta, no solo en pacientes adolescentes sino también en adultas, es que en el SOP no se evalúa la efectividad del tratamiento con las imágenes de los quistes en los ovarios. Es más importante regular las menstruaciones, tratar los problemas derivados de los andrógenos aumentados y prevenir o tratar el riesgo de diabetes, síndrome metabólico y riesgo cardiovascular.

En mi próxima entrega comentaré sobre el manejo del Sindrome de Ovarios Poliquísticos (SOP) cuando no se desea embarazo, para seguir después, en forma detallada, con el tratamiento del SOP cuando se busca embarazo.

Espero que este resumen les sea de utilidad a todas ustedes.

Cordialmente,

Dr. Ramiro Argüello A. http://www.ramiroarguellomd.com/principal.htm

                                       E-Mail: ramiroarguellomd@gmail.com

Acerca de Dr. Ramiro Argüello Argüello

Médico especialista en Ginecología y Obstetricia Miembro de la SOCIEDAD COLOMBIANA DE FERTILIDAD Y ESTERILIDAD http://www.ramiroarguellomd.com/dr.htm
Esta entrada fue publicada en SINDROME DE OVARIOS POLIQUISTICOS (SOP) y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s